Un cierrapuertas hidráulico es un dispositivo mecánico que obliga a la puerta a retomar la posición que asegura el sellado del vano sin intervención humana. El uso de este dispositivo es obligatorio en puertas conrtafuegos ya que tienen que garantizar la compartimentación entre los diferentes espacios. El cierrapuertas puede tener un brazo articulado o una guía deslizante, puede ser oculto (incrustado en la hoja) o de suelo. En las puertas dobles es necesario el uso de un selector que coordina el cierre de las dos hojas. Si es necesario mantener la puerta cortafuegos abierta, se puede colocar un retenedor electromagnético conectado a la CDI que libera la puerta en caso de incendio.